Compartir
Tras una discusión en Call of Duty hizo swatting y falleció un hombre de 28 años.

En la recta final del año os contamos cómo un discusión en línea por 1,25 dólares en el juego Call of Duty terminó con la muerte de un inocente, que además no tenía nada que ver, por una broma pesada de swatting.

Acusado de homicidio involuntario y dos cargos más


El supuesto responsable de la broma, Tyler Barriss, ha sido acusado formalmente de homicidio involuntario y dos cargos más por interferir en la labor de la policía fingiendo que había una situación con rehenes en casa de un hombre, que falleció a consecuencia de un tiro de uno de los policías que le estaba deteniendo. Se le ha impuesto una fianza de 500.000 dólares.



Según los datos que han trascendido, Barriss discutió con una persona mientras jugaba en línea con Call of Duty y decidió hacer swatting; es más, en su supuesto perfil en Twitter se jactaba de hacerlo múltiples veces e incluso por encargo. De hecho, se le ha acusado formalmente de otro swatting en Calgary (Canadá).



El swatting es llamar a la policía fingiendo que hay una situación de alto riesgo en el domicilio de alguien para que un equipo de asalto de la policía irrumpa en su hogar. Es una situación de riesgo para la víctima de la "broma", además de distraer a la policía de casos reales, pero hasta ahora no se había dado una muerte a consecuencia de ello.

La víctima tenía 28 años y era padre de dos hijos


En este caso, supuestamente Barriss recibió una dirección que creía que era de la persona con la que había discutido. Sin embargo, era la de Andrew Finch, hombre de 28 años y padre de dos hijos, que no solo no tenía nada que ver, sino que ni siquiera jugaba con videojuegos.

La llamada a la policía hecha supuestamente por Barriss contaba que estaba retenido junto a su madre y un hermano por un hombre. Para añadir más urgencia, dijo que ese hombre había matado ya a su padre de un disparo en la cabeza y que amenazaba con matarlos a ellos y prender fuego a la casa. Todo era falso, pero ante esta situación la policía de Kansas (donde vivía la víctima) desplegó a los SWAT.

Cuando estaba siendo detenido en su domicilio, Andrew Finch recibió un disparo por parte de uno de los agentes en circunstancias que todavía están siendo investigadas. El informe policial explicó que pese a que se le había indicado que no se moviera, y en principio estaba colaborando con la policía, en un momento determinado hizo un movimiento y el agente que disparó creyó que iba a sacar un arma.

Acusado de homicidio involuntario el detenido por el 'swatting' de Kansas