Compartir
El contexto no invita a esperar indicadores positivos fuertes en el corto plazo; el tipo de cambio solo insinúa una estabilización y las tasas no pueden seguir tan altas