Compartir

Eyesynth

Según los últimos datos de la OMS en el mundo hay 253 millones de personas invidentes de las cuales 36 millones son totalmente ciegas. En España tenemos más de 72.000 afiliados a la ONCE de los cuales el 19% sufre ceguera total. La tecnología es una poderosa herramienta y también lo es para estas personas, sin embargo la mejor ayuda siguen siendo opciones tan básicas como el perro guía o el bastón.

Para ofrecer un solución más avanzada llega Eyesynth, un proyecto 100% español con base en Castellón y cuyo producto pretende crear según sus propias palabras "una experiencia de sentido aumentado". Su sistema consiste en unas gafas que registran el espacio en tres dimensiones, se procesa la información y se traduce en sonidos comprensibles para la persona invidente.

El usuario recibe el audio desde las propias gafas y consigue hacerse una idea de lo que sucede y tiene a su alrededor. Antonio Quesada, CEO de Eyesynth, nos explica el proyecto, su salida al mercado este mismo año, las pruebas en usuarios potenciales y cómo ha sido el desarrollo de estas gafas para invidentes.

Más allá del bastón; las gafas Eyesynth pueden detectar objetos que no están en el suelo

Eyesynth

Con cuatro años a sus espaldas, Eyesynth pretende ayudar al usuario invidente en aquellos momentos donde un bastón o el perro guía no llega. Pero es importante señalar que estas gafas no pretenden sustituir el bastón, sino complementarlo. En caso contrario al cabo de ocho horas, su duración de la batería, el usuario se quedaría sin ayuda.

¿Cómo funcionan? Tenemos unas gafas con dos cámaras encima de los ojos que graban lo que se encuentra delante. Esta información se procesa en un miniordenador incorporado y se traduce directamente en sonidos para la persona. El sistema se actualiza hasta 60 veces por segundo y el tiempo de respuesta de quienes utilizan las Eyesynth es suficiente como para reaccionar a tiempo.

El sonido que se transmite a la persona ciega tiene diversas intensidades y viene desde varias direcciones. Esto permite al usuario saber si por ejemplo hay alguien a la derecha o a la izquierda, arriba o abajo o si es más grande o pequeño. Al principio estos sonidos parecen ininteligibles pero al cabo de un tiempo permite descubrir qué se tiene delante.

Las Eyesynth tienen dos cámaras situadas encima de los ojos. Se procesa la imagen y se traduce en un sonido envolvente que cambia de intensidad y permite a la persona ciega interpretar su entorno a través del sonido.

Eyesynth Imagen

Las Eyesynth se pueden graduar en función de dónde las vayamos a utilizar. Si es para interiores transmitirá lo que detecte a 0,7 metros, mientras que si se utilizan en exteriores su alcance es de dos hasta 6 metros. Otro factor a configurar será la manera en que giremos la cabeza. Estas gafas graban lo que apuntamos con la cabeza y para ello está el modo captura girando la cabeza o panorámica en el que el campo de 'visión' será más amplio.

¿Qué aporta entonces respecto al bastón? Básicamente amplitud de visión. Los creadores de Eyesynth nos explican que con sus gafas 3D se pueden detectar objetos que no están en el suelo como extintores y no solo permite identificar formas y espacios, también medir la profundidad a una distancia más grande que no la obtenida con el bastón.

Conducción ósea para recibir instrucciones y seguir escuchando el entorno

El sonido de las Eyesynth se transmite a través de conducción ósea. Una tecnología utilizada por múltiples auriculares y dispositivos en los que el sonido se transmite a través de los huesos de la cabeza. Esto tiene varias ventajas, por un lado evita la fatiga del oído y por otro permite a la persona seguir escuchando lo que pasa a su alrededor. Vital para las personas ciegas.

Sistema Oseo

La información que recibe la persona invidente es constante, aunque se puede silenciar o apagar si así se desea. El audio que se escucha es como un siseo envolvente que va cambiando de dirección e intensidad. Al principio es muy abstracto ya que no se utilizan palabras pero el cerebro acaba por interpretar y entenderlo al cabo de un tiempo.

Desde unas horas hasta unos días. El aprendizaje de los sonidos no es inmediato pero las pruebas han funcionado en niños y personas mayores.

Tuvimos la oportunidad de probarlo y sí que es difícil de definir. La idea es que a través de sonidos se crea como una envoltura del entorno y si por ejemplo alguien pasa cerca nuestro a la derecha, el sonido que percibimos desde esa zona se magnifica. También pudimos ver como la tasa de refresco es suficiente como para que alguien camine delante nuestro y lo detectemos, aunque sea por un par de segundos.

Dependiendo de la habilidad de cada usuario y lo que se esfuerce en intentar comprender el sistema, se aprende entre unas horas o un par de días. Antonio Quesada nos explica que se han realizado tests tanto en niños como en personas mayores y funciona mejor, que no exclusivamente, en personas ciegas de nacimiento más acostumbradas a orientarse con el oído.

Objetivo: alejarse de lo ortopédico

Las gafas 3D de Eyesynth no son precisamente pequeñas y minimalistas, pero sí tienen un toque de diseño moderno que las aleja de los productos ortopédicos clásicos. Son como una gafas de sol al uso con dos pequeñas lentes de apertura f/1.8, 3,6mm y campo de visión de 76 grados. Cuentan con sensores infrarrojos para captar la imagen, un procesador de doble núcleo y una matriz de puertas programables en el interior que es la responsable de aplicar los cálculos y algoritmos que luego se traducen en sonidos.

La montura de sus gafas ha sido diseñada por Marcelo Alegre de Alegre Design y están fabricadas en aluminio, plástico y acetato. El dispositivo que probamos no era el prototipo final, pero sí es cierto que esa sensación de 'gadget' existía.

Eyesynth busca alejarse del estilo habitual en los productos para invidentes. En palabras de Antonio Quesada: "Nosotros vendemos tecnología para ciegos. No hay un estándar de movilidad y en Eyesynth buscamos un gran diseño, con buena calidad de materiales. Buscamos lo opuesto a lo ortopédico."

Investigación desde Castellón de la Plana

Eyesynth Antonio Quesada

Eyesynth dispone de un equipo de unas quince personas y gran parte del trabajo lo realizan desde el Centro Europeo de Empresas Innovadoras (CEEI) de Castellón de la Plana, en la Comunidad Valenciana. Allí han recibido además el apoyo de la ONCE de Castellón y colaborado con el Hospital Nisa Rey Don Jaime.

El CEEI de Castellón de la Plana ha sido el principal impulsor del proyecto Eyesynth. Además cuentan con el apoyo de la ONCE y el departamento de neurología del Hospital Nisa Rey Don Jaime.

Precisamente en el hospital de Castellón es donde han participado en los estudios del neurólogo Antonio Belenguer. El investigador ha sido un pilar en las pruebas de las gafas con usuarios reales y las conclusiones es que su uso estimula la corteza visual.

Los beneficios de estas gafas 3D para invidentes parecen bastante claros pero no son los únicos en desarrollar un producto de este tipo. Otros centros como el 'Center for Research and Advanced Studies (CINVESTAV) en México tienen soluciones similares pero basadas en ultrasonidos. Trabajos que han evolucionado independientemente y en paralelo aunque desde Eyesynth nos explican que han apostado más por la vertiente comercial de cara al usuario final y no únicamente quedarse en prototipos para laboratorio.

Horizon2020: llega la financiación de la Unión Europea

Hasta llegar a tener un prototipo viable que poner a la venta han hecho falta varios años de desarrollo y búsqueda de financiación. Como cualquier startup que desea crecer han optado por diversos métodos, siendo uno de ellos el crowdfunding. A finales de 2015 intentaron conseguir 100.000 euros en KickStarter pero se quedaron muy lejos del objetivo.

La Comisión Europea está financiando Eyesynth a través del programa Horizon2020.

No se lo tomaron como un no definitivo y han seguido trabajando hasta que el año pasado fueron elegidos en el proyecto Horizon2020 Fase II, el mayor programa de innovación de la Unión Europea y una via de financiación suficiente para finalizar el prototipo y empezar a comercializarlo. Después del impulso de la Unión Europea, Eyesynth está captando la atención del sector como así lo muestra su inclusión en los Startup Europe Awards 2017. Eyesynth ha sido elegida junto a otras 17 startups españolas en estos premios promovidos por La Comisión Europea y la Fundación Finnova.

Gafas Eyesynth

Eyesynth se encuentra en fase de producción y ya están disponibles para reservar. Su precio oficial son 2.420 euros pero los cien primeros usuarios pueden conseguirlas por 1.695 euros con una reserva inicial de 499 euros que será descontado en el momento de recibirlas. Septiembre de 2018 es la fecha fijada para el envío de las primeras unidades a los clientes.

Una fase inicial con varios retrasos y dificultades pero en la que esperan encontrar personas invidentes que se animen a probar estas gafas que permiten "visión a través del oído". Una startup española que ofrece un producto diferente, con mucho trabajo de investigación y desarrollo detrás y enfocado a un sector concreto donde la tecnología puede representar un verdadero salto en la vida de estas personas.

En Xataka | Programar a ciegas, así es el desarrollo y la accesibilidad para y por invidentes

También te recomendamos

MSI y la reinvención del sobremesa preconfigurado

Amazon trabaja en sus propias gafas inteligentes con Alexa, según el Financial Times

Apple aún no decide si sus gafas de realidad aumentada dependerán del iPhone o serán independientes

-
La noticia Eyesynth, las gafas 3D ‘made in Castellón’ que traducen lo que ven en sonidos comprensibles para personas ciegas fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .