Compartir
La economía real sufrirá por los desequilibrios en un escenario frágil