Compartir
Maringa Maderas sufrió en carne propia los efectos que la crisis del petróleo tuvo en sus clientes pero logró salir adelante con tenacidad y esfuerzo